2016: HACIA LA RUPTURA DEMOCRATICA Y EL FIN DE LA AUSTERIDAD

Comunicado de Anticapitalistas para el año nuevo.

El resultado del 20D ha supuesto un gran paso para Podemos y el conjunto de las fuerzas del cambio, pero necesitamos todavía dar un largo salto.

En el horizonte inmediato está pendiente lograr las aspiraciones de las clases trabajadoras y los sectores populares que han soportado el empobrecimiento y la humillación de las severas políticas de los recortes impuestos por el PSOE y el PP constitucionalizados con la reforma del artículo 135, hacer frente a las nuevas exigencias austeritarias de la Troika para 2016 y acabar con un régimen político oligárquico y corrupto, pieza clave en el expolio popular, que se resiste a desaparecer.

La ventana de oportunidad sigue abierta

Tras las elecciones las espadas están en alto, nada se ha resuelto. Pero nada es igual al 19 de diciembre. Una componente esencial, aunque no la única, del régimen del 78, el bipartito de la alternancia “turnista” está tocado pero no hundido. Existe una ventana de oportunidad inédita desde 1978.

Los resultados obtenidos por las fuerzas del cambio son espectaculares, particularmente en dónde ha habido candidaturas de confluencia (En Comú Podem, En Marea, Compromis-Podemos). Una vez más se muestra que la colaboración da réditos pues no es una mera operación aritmética –en la que se suman o restan votos al juntarse los diferentes componentes- sino algebraica ya que genera una ilusión colectiva, una sensación de fuerza y una dinámica de crecimiento imparables.

También lo han sido los resultados de Podemos en muchos lugares dónde se ha presentado con la “marca” en solitario obteniendo apoyos inimaginables hace unos meses como es el caso de Euskalherria –tanto en la Comunidad Vasca como en Navarra- dónde los votantes huérfanos ante la descomposición de las viejas fuerzas de la izquierda han hecho suya nuestra papeleta. Pero también en Baleares dónde el trabajo firme en el parlamento y el apoyo de Podemos a la Marea Verde y a la cultura y lengua propias ha encontrado su expresión en votos; y en Madrid por el buen trabajo parlamentario y el apoyo a las luchas en curso o también en el caso Canarias.

El éxito de la “remontada” se debe a la demanda popular de una alternativa electoral de cambio, al buen trabajo pegado al terreno de muchos círculos y militantes, a las confluencias, a la orientación que mantuvo Pablo Iglesias en los principales debates televisados, apelando a la memoria del 15 M  y, a pesar de las debilidades de la construcción por abajo, la interacción habida entre Podemos y algunos sectores de la sociedad civil.

Retos tras el 20 D

La situación de equilibrio de fuerzas electorales en el parlamento español entre proyectos muy divergentes, si no antagónicos, supone un alto grado de inestabilidad y volatilidad política. Para las fuerzas conservadoras el objetivo inmediato es asegurar la gobernabilidad de España en los términos que interesan al IBEX 35, lo que requiere la calma chicha institucional mediante fórmulas como las de un “gobierno de amplio espectro”. De ahí que se hayan intensificado las presiones para lograr “pactos” a toda costa como si ello fuera en sí mismo un paso positivo, al margen de su contenido, o que se llegue al ridículo de comparar los acuerdos de investidura en las comunidades con las del gobierno español sin tener en cuenta la naturaleza y competencias diferentes.

Para las clases trabajadoras y populares el objetivo debe ser la configuración de un escenario favorable a los intereses de la mayoría social aprovechando la debilidad y desconcierto de las fuerzas del régimen. La “gobernabilidad” que interesa a los de abajo es la que resuelve sus problemas, no la que asegura el continuismo del régimen del 78.

Por ello consideramos un buen punto de partida establecer como puntos básicos para cualquier negociación de investidura las cuestiones centrales que realmente modifican la faz del país, tales como, entre otros:

  1. El derecho a decidir de los pueblos como única garantía de solución democrática para las aspiraciones de soberanía en las naciones que configuran el Estado español cuya organización territorial, el entramado de las autonomías, entró en crisis. Esta cuestión es central en la actual coyuntura política, tal como han planteado Xosé Manuel Beiras y Xavier Domènech.

La cruzada en nombre de la “unidad de España” por parte del PP y de dirigentes socialistas de derechas como Susana Díaz no es sino una expresión de su dogmatismo nacionalista español que impone una identidad nacional homogénea en un estado plurinacional, de su miedo a las urnas, de su escasa cultura democrática y de su incapacidad para potenciar las relaciones de solidaridad y cooperación entre los pueblos.

  1. La denominada Ley 25 para salir al paso de las situaciones de emergencia social que propone soluciones sobre desahucios, derechos fundamentales como agua y luz y la prohibición del copago sanitario son el programa de mínimos del 15M y de las Mareas, primer paso necesario para abordar el desmontaje de las políticas neoliberales que imponen el sufrimiento de amplísimas capas de la población.

Desde las fuerzas del cambio vamos a tener que acompañar nuestras propuestas por arriba con la construcción de poderes y movilización por abajo, para que esto no sea un proceso de negociación entre élites parlamentarias, sino que los debates sean públicos en su sentido más pleno: que cuenten con la participación activa de la ciudadanía, de todo ese “movimiento real” para superar el actual estado de las cosas. Por ello deberemos explicarlas y defenderlas en los barrios, para organizar a la gente en todos los espacios de la vida social para conseguir esas cuestiones básicas que nadie nos puede negar.

Ante la ingobernabilidad, ¿elecciones en clave constituyente?

Dada la situación del “laberinto parlamentario” tras las elecciones del 20 D, lo más probable es que haya elecciones anticipadas. Además, no tiene ningún sentido apoyar una estabilidad institucional que favorezca los intereses de la derecha y la oligarquía. Por lo que las fuerzas del cambio se deben preparar para la celebración de las mismas. Y hacerlo de manera que ese nuevo reto suponga un salto para los intereses de la mayoría social, un nuevo avance de quienes proponemos el cambio en profundidad: nueva Constitución para posibilitar la participación democrática, nueva política económica al servicio de la mayoría.

Ganar al PP, objetivo deseado por la mayoría de la población, e iniciar los procesos constituyentes son cartas de una misma baraja a jugar en la misma partida. La pervivencia de la hegemonía de las fuerzas del régimen del 78 depende de dos cuestiones: la correlación de fuerzas entre las clases y el marco jurídico-político desde el que aseguran su posición dominante.

En 2016 las fuerzas del cambio, desde el prestigio adquirido, deberán favorecer e impulsar la actividad, movilización, auto organización y participación democrática del movimiento social para revertir las posiciones, a la par que de forma paralela y complementaria deberán articular los procesos que permitan modificar el campo de juego.

Las elecciones deberemos enfocarlas con voluntad constituyente en las que las fuerzas del cambio ganen al PP, superen al PSOE y aniquilen a Ciudadanos, caballo de Troya de la auto reforma del régimen para salvarlo y al que debemos desenmascarar con mayor energía que hasta el momento.

Más confluencia de las fuerzas del cambio, más Podemos

La primera pregunta a hacernos a futuro tras los resultados recientes es ¿no habríamos obtenido más votos y escaños si se hubiera generalizado en todo el país una política unitaria de confluencia de las distintas fuerzas que lograron un gran éxito en las candidaturas municipales por el cambio? La cuestión de la confluencia va a ser central en los próximos meses.

Y, además, trabajaremos para que Podemos y las confluencias den un salto cualitativo. Necesitamos construir partidos-movimiento pluralistas, democráticos, apegados a las diferentes realidades nacionales y territoriales, profundamente participativos y basados en la democracia de base, reforzando en su interior la cooperación solidaria frente a la competencia entre individuos, totalmente abiertos a la incorporación de nuevos contingentes de activistas de izquierdas, que se conciban como fuerzas antagonistas a las miserias del sistema y que sea capaces de articular con otras fuerzas del cambio las fórmulas unitarias necesarias tanto en el ámbito del Estado español como en el internacional para llevar adelante la ruptura democrática y levantar alternativas al servicio de la mayoría y en defensa de la soberanía popular frente a las políticas económicas y sociales neoliberales y autoritarias de la Unión Europea del Pacto de Estabilidad.

Anticapitalistas, 1 de enero de 2016http://www.anticapitalistas.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s