Leganés no se merece esta oposición. Construyamos la alternativa

Declaración de Izquierda Anticapitalista-Leganés

Tras la indignación de una mayoría social en Leganés contra el gobierno local del PP, caracterizado por los recortes sociales, la entrega de suelo público a manos privadas, el silencio cómplice ante el cierre de escuelas infantiles como Verbena y Valle Inclán, el cierre de servicios sanitarios como el de La Fortuna, y el despido de trabajadoras y trabajadores municipales -entre otras muchas medidas antisociales- todas las miradas estaban puestas en una moción de censura que desalojase del poder a la extrema derecha, que está gobernando en minoría.

Movilizaciones como la del pasado 27 de enero (con más de 10.000 personas en las calles) expresaron claramente ese deseo, mientras la oposición institucional (PSOE, ULEG e IU, que también convocaron o apoyaron esa manifestación) dilataba esta medida en el tiempo, con apenas una reunión seria de negociación en más de un mes. Los deplorables intereses de aparato de PSOE y ULEG han bloqueado conscientemente la moción de censura.

PSOE e IU habían presentado previamente una propuesta de Presupuestos alternativos, que condensaba la orientación programática que tendría un hipotético nuevo gobierno: una propuesta claramente insuficiente, que, aunque paraba determinados recortes, pretendía volver a la senda fracasada en 2011, sin recuperar los servicios municipales privatizados, sin una política seriamente encaminada a la consolidación y creación de puestos de trabajo, sin una política fiscal eficaz, justa y progresiva, sin una política ambiciosa que utilice los recursos del Ayuntamiento para luchar contra las desigualdades, sin decir una sola palabra acerca de reducir “cargos de confianza” y demás gastos superfluos. Confiando todo al “pacto social” y a la gestión del mal menor.

Mientras, la Federación Local de Asociaciones de Vecinos presentó una propuesta de 5 puntos, que compartimos plenamente, ya que recoge medidas contra la exclusión social, por el empleo público con derechos, por una recaudación que permita ingresos suficientes, en defensa de las libertades y por una participación ciudadana amplia y democrática. La propia Plataforma contra los Recortes Sociales y en Defensa de los Servicios Públicos, de la que formamos parte activamente, dio de plazo hasta el 15 de febrero instando a la oposición a que presentase de una vez la moción de censura.

ULEG lanzó un órdago, especialmente al PSOE, recogiendo en un documento una fusión entre ambas propuestas, y planteando claramente una propuesta de gobierno local de los 3 partidos, en el que la alcaldía recaería en su portavoz, Carlos Delgado. Por su parte, el PSOE trataba de imponer como condición irrenunciable el que el alcalde fuese alguien de su partido, afirmando finalmente que su candidato era Rafael Gómez Montoya (contra la opinión de un sector de su propio partido), alguien completamente desprestigiado en esta ciudad por su nefasta gestión entre 2007 y 2011.

En primer lugar, no nos parece serio ni creíble que una formación como ULEG, que hasta hace cuatro días defendía públicamente un gobierno de unidad con el PP, que en su programa electoral de 2011 tenía una posición totalmente ambigua respecto a las privatizaciones y plagaba de exenciones fiscales a los empresarios (ver páginas 30-31), ahora afirme que recoge los puntos de la Federación de AAVV, cuya orientación es la contraria. No confiamos en formaciones que se dicen “ni de izquierdas ni de derechas” al igual que no confiamos en los aparatos de los partidos “de izquierdas” que aplican políticas de derechas. Ante todo coherencia. ULEG, al imponer a su candidato como alcalde, también tiene una parte de responsabilidad en el fracaso de la moción de censura.

La actitud del PSOE ha vuelto a demostrar que es un partido no solo incapaz de ofrecer un proyecto diferente a la gestión neoliberal, sino completamente inútil para echar a la extrema derecha del poder político. Es inadmisible que participe de movilizaciones e iniciativas contra los recortes, que se posicione públicamente contra determinadas medidas, y que a la hora de la verdad apuntale a un gobierno que ataca constantemente los derechos e intereses de la mayoría social de nuestra ciudad.

En segundo lugar, a partir de este momento tanto PSOE como ULEG van a ser responsables de todas las medidas regresivas que tome el alcalde “de los 4 sueldos” y su séquito de enchufados: como los despidos que puedan intentar hacer en el Ayuntamiento, teniendo en cuenta que en menos de un año el PP ha doblado la deuda pública, y sigue la agenda de destrucción de los servicios públicos de los gobiernos regional y estatal.

La incapacidad de esta oposición para parar los recortes y echar a un gobierno ilegítimo del Ayuntamiento de Leganés es un motivo de peso para construir una alternativa política de izquierdas en Leganés y para intensificar la movilización social en defensa de una moción de censura que es imprescindible:

Una alternativa que sea portavoz en las instituciones de las luchas y las necesidades sociales, que esté al servicio de las mismas, no utilizándolas en beneficio de ningún aparato.

Organizada de forma asamblearia y democrática, abierta a la participación de todas y todos, con transparencia, sin exclusiones ni imposiciones.

Formada por activistas de todos los movimientos sociales, del movimiento obrero, del asociacionismo vecinal, de la gente que conocemos porque llevan toda la vida peleando por los demás, a los que vemos en cada movilización trabajando desinteresadamente.

Sin políticos profesionales y con rotatividad en los cargos electos.

Rebelde e insumisa ante los recortes, vengan de donde vengan. Para ser coherente entre lo que se dice y lo que se hace.

Con un programa de izquierdas, luchando por:

  • Remunicipalizar todos los servicios privatizados: para no entregar dinero público a las grandes empresas del ladrillo en contratas y garantizar puestos de trabajo municipales con derechos y condiciones dignas.
  • Mantener y consolidar todos los puestos de trabajo del Ayuntamiento.
  • Fomentar planes para generar empleo público.
  • Recuperar el servicio (también privatizado) de recaudación fiscal, para tener unos impuestos justos y progresivos, recaudados de forma eficaz, que generen ingresos suficientes para recuperar y ampliar las ayudas sociales recortadas.
  • Fomentar el alquiler social, parar los desahucios y tener una política pública de viviendas que garantice un derecho, sin ser cómplices de la especulación.
  • Realizar unos Presupuestos Participativos en cuestiones fundamentales y estratégicas, abiertos a la opinión y el debate de los vecinos y vecinas.
  • Garantizar una participación ciudadana real y efectiva, que sea protagonista de la gestión municipal, que participe en los órganos municipales, que participe a través de referéndums y asambleas.
  • Defender las libertades y derechos democráticos, pisoteados por el gobierno municipal del PP, como es de sobra conocido.

Izquierda Anticapitalista-Leganés

Leganés, 16 de febrero de 2013.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s